Sucede a Veces

Nuu dxi rizaaca

Nuu dxi rizaaca
ranaxhi tobi ca yáaga ca’:
bandá’ ni rudiicani,
stipa náacani
dixiña xcuananaxhicani.

Nuu dxi laaca rizaaca,
yáaga ni nadxii tobi
rácani ti nguiu’
ne tobi ranaxhii xquendabiaanibe,
guidirua’be,
ladxido’be,
náabe
xquié‘be
(ti ca yáaga ca’ nápaca’ xquiéca’).

Ne ridi’di dixi, rizaaca,
yáaga ni nadxí tobi
suguaa dunabepe gaxha,
ruchibi.
Suuyu ma cadi yáaga laa
ne ma ruluí’ ti gubidxa,
ruzaani lú ni ranaxhii.

Ne zacá rizaaca,
tobi ma qui ganna
pa gutaagu lú ne igáachi’
pa gu’ya’dxisi Yáaga-Nguiu’-Gubidxa ca’
de ra guiniti biani lú.

Pelirroja arbol.jpg

Señor Roble: ¿Con qué tierra puedo alimentar sus rai­ces?” “Yáaga Ro’: ¿Xhi yú guyaananiá’ xcú’lu’?

Sucede a Veces
Sucede a veces,
que uno se enamora de los árboles,
por la sombra que producen,
la fuerza de sus ramas
o la dulzura de sus frutos.
Sucede también, a veces,
que el árbol que uno ama
se convierte en hombre,
y uno ama sus ideas,
sus labios,
su corazón,
sus brazos,
o el sexo
(porque los árboles tienen sexo).

Y sucede después, a veces,
que el árbol que uno ama
esta tan cerca que asombra,
asusta.
Deja de ser un árbol
y parece un sol
que deslumbra los ojos enamorados.

Y sucede entonces, a veces,
que uno no sabe
si cerrar los ojos y esconderse,
o contemplar al árbol-hombre-sol
hasta quedarse ciego.

Irma Pineda
Advertisements