Poesía en la calle del Invierno…

Puedo escribir los versos más tristes de esta noche, decir por ejemplo, “me fue mal en el examen de palitos y bolitas 1”, o “volvió a perder la selección mexicana por culpa del chicharito”, o “mi novia me dejo por el primo del hermano del mejor amigo del papa de una tía que murió hace años”. Sin embargo, por más que lo intente y lo intente la poesía nomas no me va a salir a mí. Decía un sabio X a otro sabio Y que poesía no era describir como era una flor, sino mas bien hacerla florecer en el poema, hacer que el lector cuando recuerde esos versos a ojos cerrados pueda sentir la textura de los pétalos, oler la rosa, e inclusive llorar al ser herido por una de sus espinas.

Y ustedes dirán, pues qué mosca le pico a este gordito, que ahora quiere hacer poesía?

Para empezar, qué si soy fan (pero fan de hueso colorado de la poesía)?, uhmmm, no. Qué si se algo de métrica y ritmos y estrofas y rimas? pues, mire mi buen servidor vera uste’ que no. Qué si sé quién fue Shakespeare, o Pablo Neruda, o Juana de Asbaje? uhmm no, lo más cercano a ello es Chespirito, Pablo y a la joven que sale en los billetes de a 200 pesos. Y la pregunta persistirá, porqué quiero hacer poesía? o al menos tratar de entenderla? La verdad es que hubo un acto que me impulso a ello, le llamare un acto poético (como diría mi buen amigo chileno, con quien tengo tantos años de no conocernos, Alejandro Jodorowsky)

El acto poético

Ocurrió en un día cualquiera, y como todo acto poético, surgió de la nada, sin planearse. En un lugar remoto de la mancha (cimat) estaba la bella Dulcinea exhausta después de un arduo día de trabajo, cuando llego Sancho Panda, a platicar con ella. Y fue ahí donde sucedió, bastó solo una pregunta para desembocar estos versos de su boca. Dulcinea comenzó a hablar de matemáticas con una pasión que hasta sus ojos le brillaban, era tal su emoción por hablar del tema que el salón de la mancha comenzó a inundarse de números, espacios, categorías, funtores. Dulcinea, perfecta conocedora del tema, se desenvolvía en aquel mar de abstracticidad con una soltura casi semejante a la de un pez en el agua. En cambio para Sancho Panda, eso eran arenas movedizas, cada nuevo término lo iba hundiendo mas y mas en el fango de la ignorancia. Cuando no pudo más decidió escaparse a por el otro extremo del planeta, salvando así su vida.

Ya sé que me dirán, y la poesía? Bueno, bueno aquí esta la poesía/el poema/la composición/las estrofitas/el choro/el verbo mareador.

Decía Gustavo Adolfo Bécquer

¿Qué es poesía?,
dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul.
¡Qué es poesía!
¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.

Yo hasta ahora había concordado con él, pero no más. Esta es mi versión remasterizada

¿Qué es poesía?,
dices mientras describes tus tesis con palabras coloquiales.
¡Qué es poesía!
¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú… mientras hablas de matemáticas.

La poesía que hasta ahora más me ha deleitado fue escrita en lenguaje matemático, en un lienzo humano inigualable.

Y para ti, amigo lector, cuál ha sido la mejor poesía que has escuchado? Una chica hablando de rock, un chico siendo detallista, una chica hablando de cosas extremas, un chico extremo haciendo acrobacias en su patineta o bici, un chico haciendo un mural (graffiti), una chica(o) hablando de tu artista favorito o de futbol, etc..

 La poesía está en todos lados, es cuestión de saberla identificar.

Saludos
Juárez, el ornitorrinco.

Leave a Reply / Deja tus ideas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s