NaCl o Sal de la felicidad (Happiness’ salt)

Hoy no hay un plan en lo que escribire, ni siquiera checare la horrografia. Ya se que se ofenderán las Carmelitas descalzas de la RAE pero ando en una etapa supermegavalemadrista.

Una vez aclarado este punto comenzare mi relato de un fin de semana tan monotono como la funcion constante. Llegue a mi casa el viernes con el humor por los suelos. Se suponia que el viernes seria un dia de puras alegrias y se acabo convirtiendo en un dia de la patada. Fue uno de esos dias en que un simple detalle opaca el resto de lo que haces. De esas veces en que sabes que estas comiendo carne de dinosaurio pero el hecho de faltarle la pizquita de sal hace que  te sepa a nada.  Y si, el viernes “celebramos” el supermega exito del Eventote junto con todos los minions. Mis amigos le entraron duro al pulque y a la comida. Yo bien reservado y con la dieta me tuve que conformar solo con unas 4 quesadillas, 10 tacos (por dios, ese chorizo estaba buenisimoooo), los cacahuates, el chicharrón, y las 2000000000 cazuelitas de carne X con chile Y.  Y claro después de este megabanquete tenia que llegar el postre y el cafe y el pulque y la despedida. Volvimos tarde de aquel lugar de la Gula. Aun a pesar de haber pecado capitalmente el vacío seguía presente. Que hacer??? que hacer?? pues que mas, ponerse a recoger las chivas de la casa y regresarse de nuevo a Salamanchester. Si a mi querido Salamanca con sus 3000 iglesias dedicadas a San X, y a la virgencita Y o al mero mero de arriba (??). A mi Salamanca con su incienso dinosaurico, encendido de día y noche, con olor a gardenias en descomposicion. Al Salamanca que se supone me vio crecer aunque no paso de la quinta pseudomarquita que hice en el closet de mi cuarto. Sigo midiendo lo mismo, no crezco hacia arriba pero no se diga a los lados. Pero bueno no hablemos de tallas, porque si no ya le hubiera gritado a dos o tres meninas, “Sabes que, me quedaste chica soy dos tallas más”.

Regresando al relato esotérico, Volví, maneje, rebase, estoy seguro que lo hice aunque la verdad no recuerdo nada, seguía faltando la pizca de sal del día. Llegue a mi casa y empezo la rutina. Trabajar en la tesis hasta la 1 de la madrugada. Leer un rato y dormirme a eso de las 2 y media. Levantarse al día siguiente a las 8 y media. Prepararme mi aburrido cafe y tomármelo con un pan. Ayudar un poquito en la casa. Y a eso de las 10 de la mañana sentarme nuevamente frente a mi libreta electrónica en busca de una nueva pelea con la demostración que lleva meses que no me sale, las 10, las 11, las 12, la 1, las 2, ya casi es hora de comer.

Status, la demostración aun no sale y la vida sigue igual de insípida.

4 de la tarde. Regresar a la compu de nuevo y continuar con el trabajo, las 5, las 6, las 7. Hora de un descanso,,, juega el América,,, Bueno al menos gano!!! Regresar a la compu pero ahora me pongo el disfraz de maestro y dejo algunas indicaciones a los chicos de la prepa. Creo que la peor decisión que tomaron en su vida fue agregarme en su pag. de facebook. Les convertí su vicio favorito en una agonía. Ya me los imagino, “Put… madr.. Juárez ya dejo tarea de nuevo, …. que no sean mas de 100 problemas porque ayer casi no dormí”. Pero no esta vez no es tarea solo les dejo algunas instrucciones y me retiro. A diferencia de ellos mi tortura es al reves, yo espero una señal, un mensaje aislado que le ponga no solo sal sino también pimiento a mi vida. Pero después de haber cocinado veinte mil pendejad… a lo largo del día, la señal nomas no aparece. Dan las 10 de la noche y regreso a mi trabajo hasta que da la 1 de la mañana (aun no hay señal ni rastro). No, ni la ‘inche Llorona me visita, y todo porque la estuve ignorando tantas noches. Esas noches cuando yo estaba del otro lado del salón. Ella me visitaba, me preguntaba por sus hijos, me hablaba de la muerte y yo inmerso en los problemas de Física, de Mecánica, de Matemáticas, etc. Retomando la rutina, abro mi pdf de Juego de tronos y sigo echándome el chisme de los Lannister y de los Stark. Me imagino que si yo saliera en esos libros seria Daniel Ashes. No, no seria Juárez, ahí seria un bastardo de mi propia vida y adoptaría el apellido de los Salamantinos, Ashes, o como dirían los españoles, seria Daniel Cenizas. Veo el reloj y otra vez ya son las 2 y media de la madrugada. Me acuerdo en ese instante que hoy no me bañe. Que importa, al cabo al muerto que me molesta nunca se ha quejado de eso. Por fin después de muchas noches sueño. Con angelitos?? no claro que no, eso es muy Mainstream, como diría mi buen amigo A.  Yo sueño que salto a un charco y caigo a un océano y simplemente me hundo, me hundo. No hago nada por nadar, nunca aprendí a hacerlo. De repente cuando toco fondo se aparece una mantarraya voladora que me teletransporta hacia el cielo donde San Pedro me recibe, pero yo lo ignoro. Jamas me han agradado las personas con mas de 30 llaves en la cintura. Me suicido en el cielo, dejándome caer. Pero no, no caigo, es mas cada vez voy mas lento y me imagino y trato de calcular la gravedad ahí. Junto a mi pasan muchas personas que también están soñando lo mismo, sin embargo, ellos sueñan que suben. Claro ellos si se han portado bien. Aun en mi sueño me sigue atormentando lo mismo, porque la sal, porque la rutina, cuanto vale g, la demostración aparece en los valles como una sabana tendida, intento leerla pero los arboles crecen muy rápido, tan rápido que no me da chance de ver como se hace. Justo en ese instante sale la luna. Hora de dormir o de morir en el inconsciente?? y despertar a la realidad.

Yo: “pero jefeeeecita, hoy no quiero ir a la escuela”,

Jefa: “deja de hacerte pend… si tu eres el maestro”

Yo: “..pero si es Domingooo, no la chifles jefa que es cantada”

Jefa: “No te vuelvo a hablar ehhhhh”

Domingo de ir a misa a las 7, de desayunar unos huevos fritos, de pasarlo con la familia, de visitar a los primos y a los abuelitos, de ir a una fiesta, de salir al jardín y ver a los mimos para finalmente llegar a la noche y prepararse para lo que venga el lunes.  Ja’ si como no, hace años que no hago lo que la típica familia salmantina. Mi día es distinto, me paro a la misma hora que ayer, desayuno lo mismo, regreso a la misma compu, e intento hacer la demostración que no me sale, sigo corrigiendo lo que me pidieron y preguntándome lo mismo, porque carajos estoy pensando en sal?? el día se fue tan rápido como la sensación de un grano de sal en la lengua. Ya son las 10 de la noche y yo no he salido de mi cuarto en dos días, salvo cuando me fui a bañar. Eso me recuerda que el mar es salado y si lo dejas secar puedes obtener sal. Y yo para que jodidos quiero tanta sal?? No se, se me ocurre hacer una estatua, pero no como la de los gringos que ponen dos bolas grandes y unas ramitas, junto con una zanahoria de nariz y una bufanda. Nooo, yo solo cierro los ojos y dejo que mis manos sean las que trabajen, que esculpan lo que mi mente quiere decir.  Después de 12 horas de trabajar finalmente la escultura toma forma y apareces Tú.

Se acabo esta semana, gracias a Di…  ( uff casi se me sale).

PD.   Ahora que lo pienso, ya se porque flotaba en mi sueño. Cuando uno se siente vacío, no hay gravedad ni campo capaz de atraernos a la tranquilidad.

PD. Si alguien sabe como demostrar que existes, por favor, diganme en que Journal te puedo hallar. Supongo estaras en Nature  porque tu factor de impacto en mi es muy grande.

PD. Y que paso con la sal??  La sal sigue por ahí, en algún lugar. A la espera de que un día le de forma a tu rostro para que le vengas a dar sazón a mi vida.

Saludos

Juárez, el ornitorrinco.

Leave a Reply / Deja tus ideas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s