Cuento. El ropavejero

Ocurrió en alguna ocasión, que un ropavejero paseaba por las calles lujosas de la ciudad pidiendo de casa en casa aquellos artículos que ya no ocuparan. Uno de los señores ricos decidió burlarse de él, regalándole una canasta vieja llena de basura. El ropavejero la tomó, le dio las gracias y se la llevó. Al día siguiente, el ropavejero  volvió a la misma casa a regalarle la misma canasta al señor rico, pero esta vez la canasta había sido reparada, estaba lavada y la había llenado de fruta.

Cuando el hombre rico lo vio, le preguntó, ¿Por qué me regalas fruta cuando ayer yo te di basura?. El ropavejero respondió: porque cada uno da lo que tiene en el corazón.

Fin

Juárez, el Ornitorrinco

Advertisements

Leave a Reply / Deja tus ideas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s