Big bang and friendship … (ó la amista’ regada)

Al principio de los tiempos no había nada solo una masa concentrada en algo no mayor a una pelota de radio R. De manera inesperada, por X razón aquella masa explotó haciendo que todos los cachitos que la componían se expandieran fuera de él. Por supuesto, que no hablare de creacionismo y mucho menos me pondría la soga al cuello tocando un tema religioso. El punto es que en un instante de nuestra vida todo es muy chido porque tenemos a nuestros  mejores amigos (aunque en ese momento no lo sabemos)  cerca de nosotros. Quizás no en la misma cuadra, excepto si eres chico infonavit, pero si relativamente cerca. Y no pasa de que tomes tu bicla, patineta o tu vehículo de tracción de dos pies para ir a visitarlos, no sin antes rogarle a tu mama por 3 horas para que te de permiso de ir. En esos días, todo es diversión y la vida es bella, tus amigos salen y/o aparecen no importando hacia donde voltees, que en la escuela, en la calle, en las posadas, en las tortillerías, en los videojuegos, en las fiestas, en el campo, en el jardín, en la iglesia y ahora hasta en el Feisbuk (o como dirían los que tomaron el curso de Ingles sin Avena, Facebook).

Empero, mas sin embargo, y subrepticiamente ocurre el:

BIG BANG (puuuuuummmmmmmmmmmmm!!!) de los amigos, o de cariño, la explosión amistosa.

De repente sin que nadie te avise, esos amigos empiezan a alejarse, y no porque ya no te quieran, sino porque sus vidas van tomando otros rumbos. Esto sucede a la misma velocidad a la que los caracoles estornudan y de una forma tan silenciosa que hasta Helen Keller se espantaría. Las razones ya las conocen o se las irán topando conforme crezcan:  que se van a estudiar fuera, que ya entraron a trabajar, que ya se casaron, que los metieron a la cárcel, que se van a la luna, o más divertido que se fueron de luna de miel, que no tienen tiempo y cuando lo tienen no coinciden contigo, etc., etc., etc.. Y después de un tiempo, cuando buscas a tus amigos donde mismo, resulta que ya no están, la gran amistad concentrada se contaminó de levadura (laboral,  familiar, floral, temporal) y todo se esponjo, se expandió, se agrando, y tus amigos se alejaron o quizás eres tú quien lo ha hecho. Pero eso sí, jamás pero jamás de los jamaseseses se disolvió.

La amistad sigue ahí, invisible pero omnipresente.

Si no me crees te invito a realizar la siguiente actividad de manera anual: Escoge a 2 o 3 de tus mejores amigos y cuenta cuántas veces puedes reunirte con todos ellos a la vez. Cada año haz lo mismo, dime si notas un patrón. Si es así, haz un reporte de 5 cuartillas y me lo envías. Nota: no se aceptaran trabajos de niños menores de 2 días o mayores de 400 años. Ni tampoco, sí el ejercicio es realizado con tus amigos imaginarios.

Espero les guste la reflexión postvacacionera. Se despide su amigo.

Juárez, el ornitorrinco.

P.D. Hoy se acabaron mis vacaciones, un mes y medio libre, y no pude ver a 3 de mis mejores amigos(as), se expandieron.  Los extraño y los quiero mucho!!

One comment on “Big bang and friendship … (ó la amista’ regada)

Leave a Reply / Deja tus ideas

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s